A A A A A
Bible Book List

Eclesiástico 10Traducción en lenguaje actual (TLA)

Buenos y malos gobernantes

10 El gobernante sabio
educa a su pueblo
y organiza bien su gobierno.
Todo pueblo tiene
el gobierno que se merece.
Cuando el rey es ignorante,
el pueblo acaba en la ruina;
cuando el rey es sabio,
el pueblo prospera.
4-5 Dios tiene en sus manos
el poder de gobernar este mundo,
y el poder de nombrar gobernantes.
Cuando llega el momento,
elige al gobernante adecuado
y le da su propia autoridad.

No debemos ser orgullosos

Si alguien te ofende,
no le hagas ningún daño
ni le guardes rencor.
Ni Dios ni los hombres soportan
a la gente orgullosa y malvada.
Por la maldad y el orgullo
las naciones cambian de dueño.
De nada nos sirve el orgullo;
sólo somos polvo y ceniza,
y finalmente todos moriremos.
10 Ante una enfermedad grave,
el médico no tiene nada que hacer;
hoy reinamos, mañana morimos,
11 y en cuanto nos entierran
nos devoran los gusanos.

12 Comenzamos a ser orgullosos
cuando dejamos de tomar en cuenta
a Dios, nuestro Creador.
13 Del orgullo brota el pecado
como agua de un manantial;
por eso Dios nos manda desgracias
que nos destruyen por completo;
14-15 quita del trono a los reyes,
expulsa de su tierra a las naciones,
y en su lugar pone a los humildes.
16-17 Dios ha borrado de este mundo
a naciones y a pueblos enteros;
a esa gente nadie la recuerda.
18 Ciertamente Dios nos creó
para que seamos humildes.

La gente respetable

19 ¿Quieres ver un hombre honrado?
Mira al hombre que obedece a Dios.
¿Quieres ver un hombre malvado?
Mira al que no cumple los mandamientos.
20 Entre hermanos se respeta al mayor,
pero Dios bendice al que le obedece.
21 En cambio, rechaza
a los tercos y orgullosos.
22 Seamos ricos, seamos pobres,
nuestro orgullo es obedecer a Dios.
23 No respetes al pecador,
ni desprecies al inteligente
sólo porque es pobre.
24 Grandes y dignos de respeto
son los jueces y las autoridades,
pero más grande que todos ellos
es el hombre que obedece a Dios.
25 Al sirviente inteligente y sabio
hasta sus patrones lo ayudan.

Humildad y autoestima

26 No te creas sabio
cuando cumplas con tu trabajo,
ni dejes que tu orgullo
te impida pedir ayuda
cuando te halles en problemas.
27 Más vale trabajar y comer
que presumir y morirse de hambre.

28 Querido jovencito,
debes ser humilde,
sin negar tus cualidades.
29 Porque nadie te respetará
si tú mismo no te respetas,
ni nadie creerá en tu inocencia
si te declaras culpable.

30 Al pobre se le respeta
por su buena educación,
pero al rico se le respeta
sólo por ser rico.
31 Si te respetan siendo pobre,
¡más te respetarán siendo rico!
Si te desprecian siendo rico,
¡más te despreciarán siendo pobre!

  Back

1 of 1

You'll get this book and many others when you join Bible Gateway Plus. Learn more

Viewing of
Cross references
Footnotes