A A A A A
Bible Book List

Eclesiástico 1-23 Dios Habla Hoy (DHH)

Prólogo del traductor griego

[La ley, los profetas y los demás libros que fueron escritos después, nos han trasmitido muchas y grandes enseñanzas. Por eso hay que felicitar al pueblo de Israel por su instrucción y sabiduría. Los que leen las Escrituras tienen el deber no solamente de adquirir ellos mismos muchos conocimientos, sino que deben ser capaces de ayudar, tanto de palabra como por escrito, a quienes no han recibido esta instrucción. Así lo hizo mi abuelo Jesús. En primer lugar se dedicó de lleno a la lectura de la ley y los profetas, y de los demás libros recibidos de nuestros antepasados, y alcanzó un conocimiento muy grande de ellos; y luego él mismo se sintió movido a escribir un libro sobre la instrucción y la sabiduría, para que, practicando sus enseñanzas, las personas deseosas de aprender puedan hacer mayores progresos viviendo de acuerdo con la ley.

Todos, pues, están invitados a leer este libro con atención y buena voluntad. Al traducirlo, he puesto todo el empeño posible. Si, a pesar de esto, les parece que no he acertado en la traducción de algunas frases, deben disculparme. Porque las cosas dichas en hebreo pierden mucho de su fuerza al ser traducidas a otra lengua. Y esto es cierto no sólo en este caso: también en la ley y los profetas, y en los otros libros, no es pequeña la diferencia que se nota cuando se leen en el original.

Llegué a Egipto en el año treinta y ocho del reinado de Evergetes, y allí me establecí por un tiempo. Y allí encontré un libro de grandes enseñanzas, y pensé que era deber mío dedicar esfuerzos y trabajos a traducirlo. Por aquel entonces pasé muchas noches sin dormir, y usé mis conocimientos con el fin de terminar el libro y publicarlo para utilidad de aquellos que, residiendo en el extranjero, desean instruirse y están dispuestos a ordenar sus costumbres y vivir de acuerdo con la ley.]

Alabanza de la sabiduría

Toda sabiduría viene del Señor
y está siempre con él.
¿Quién puede contar los granos de la arena del mar,
las gotas de lluvia, o los días de la eternidad?
¿Quién puede medir la altura del cielo,
la anchura de la tierra, o la profundidad del abismo?
La sabiduría fue creada antes que todo lo demás;
la inteligencia para comprender existe desde siempre.
¿Quién ha descubierto la raíz de la sabiduría?
¿Quién conoce sus secretos?
Sólo hay uno sabio y muy temible:
el Señor, que está sentado en su trono.
Él fue quien creó la sabiduría.
La observó, la midió
y la derramó sobre todas sus obras.
10 Él se la dio en alguna medida a todo ser viviente,
y en abundancia a sus amigos.

Honrar al Señor

11 Honrar al Señor trae gloria, satisfacción,
alegría y una corona de gozo.
12 Honrar al Señor alegra el corazón,
trae gozo, alegría y larga vida.
13 Al que honra al Señor, al final le irá bien;
cuando muera, todos hablarán bien de él.
14 La sabiduría comienza por honrar al Señor;
ella acompaña a los fieles desde el seno materno.
15 Puso entre los hombres su hogar para vivir siempre allí,
y se mantendrá fielmente con ellos.
16 La sabiduría perfecta consiste en honrar al Señor;
ella colma a los hombres con sus frutos.
17 Llenará sus casas de todo lo que quieran,
y sus graneros de las cosechas que ella produce.
18 Honrar al Señor es coronarse de sabiduría;
ella hace que florezcan la paz y la salud.
19 Hace venir como lluvia la ciencia y la inteligencia,
y llena de honores a quienes a ella se aferran.
20 La raíz de la sabiduría es honrar al Señor,
y en sus ramas se encuentra larga vida.

22 Enojarse injustamente no tiene disculpa,
porque el ímpetu de la pasión lleva al hombre a la ruina.
23 El que es paciente aguantará mientras sea necesario,
y al final su recompensa será la alegría.
24 Mientras sea necesario, se quedará callado,
y después muchos alabarán su inteligencia.
25 La sabiduría hace hablar con sensatez,
pero el pecador aborrece dar culto a Dios.
26 Si buscas la sabiduría, cumple los mandamientos
y el Señor te la dará en abundancia.
27 Honrar al Señor es ser sabio e instruido;
a él le gustan la fidelidad y la humildad.
28 No te niegues a honrar al Señor,
ni te acerques a él con hipocresía.
29 No seas hipócrita delante de los hombres,
y fíjate bien en lo que dices.
30 No te eleves demasiado, si no quieres caer
y traer sobre ti mismo la deshonra.
El Señor pondrá al descubierto tus secretos
y te humillará delante de la gente,
por no haberle dado honra
y por tener el corazón lleno de engaños.

Paciencia y confianza

Hijo mío, si tratas de servir al Señor,
prepárate para la prueba.
Fortalece tu voluntad y sé valiente,
para no acobardarte cuando llegue la calamidad.
Aférrate al Señor, y no te apartes de él;
así, al final tendrás prosperidad.
Acepta todo lo que te venga,
y sé paciente si la vida te trae sufrimientos.
Porque el valor del oro se prueba en el fuego,
y el valor de los hombres en el horno del sufrimiento.
Confía en Dios, y él te ayudará;
procede rectamente y espera en él.

Ustedes, los que honran al Señor, confíen en su misericordia;
no se desvíen del camino recto, para no caer.
Los que honran al Señor, confíen en él,
y no quedarán sin recompensa.
Los que honran al Señor, esperen la prosperidad,
la felicidad eterna y el amor de Dios.
10 Fíjense en lo que sucedió en otros tiempos:
nadie que confiara en el Señor se vio decepcionado;
nadie que lo honrara fielmente se vio abandonado;
a todos los que lo invocaron, él los escuchó.
11 Porque el Señor es tierno y compasivo,
perdona los pecados y salva en tiempo de aflicción.

12 Pero, ¡ay de los corazones cobardes y las manos perezosas!
¡Ay de los pecadores que llevan una vida doble!
13 ¡Ay de los corazones débiles, que no tienen confianza!
¡Dios no los protegerá!
14 ¡Ay de los que no saben soportar con paciencia!
¿Qué harán cuando el Señor los ponga a prueba?
15 Los que honran al Señor obedecen lo que él ordena;
aquellos que le aman hacen lo que él quiere.
16 Los que honran al Señor tratan de hacer lo que a él le agrada;
aquellos que le aman cumplen con gusto su ley.
17 Los que honran al Señor están siempre dispuestos
a humillarse delante de él.
18 Pongámonos en las manos del Señor,
y no en las manos de los hombres;
porque el amor de Dios
es igual a su grandeza.

Deberes para con los padres

Hijos míos, escúchenme a mí, que soy su padre;
sigan mis consejos y se salvarán.
El Señor quiere que el padre sea honrado por sus hijos,
y que la autoridad de la madre sea respetada por ellos.
El que respeta a su padre alcanza el perdón de sus pecados,
y el que honra a su madre reúne una gran riqueza.
El que respeta a su padre recibirá alegría de sus propios hijos;
cuando ore, el Señor lo escuchará.
El que honra a su padre tendrá larga vida;
el que respeta a su madre será premiado por el Señor,
pues obedece a sus padres como si fueran sus amos.
Hijo mío, honra a tu padre con obras y palabras,
y así recibirás toda clase de bendiciones.
Porque la bendición del padre da raíces firmes a una familia,
pero la maldición de la madre la arranca de raíz.
10 No te sientas orgulloso viendo a tu padre pasar vergüenza,
pues esto no es ninguna honra para ti.
11 El honor de un hijo está en el honor de su padre;
en cambio, el que desprecia a su madre se llena de pecados.
12 Hijo mío, empéñate en honrar a tu padre;
no lo abandones mientras tengas vida.
13 Aunque su inteligencia se debilite, sé comprensivo con él;
no lo avergüences mientras viva.
14 Socorrer al padre es algo que no se olvidará;
será como ofrecer sacrificio por los pecados.
15 Cuando estés en aflicción, Dios se acordará de ti
y perdonará tus pecados,
como el calor del sol derrite el hielo.
16 El que abandona a su padre ofende al Señor,
y el que hace enojar a su madre es maldecido por Dios.

Humildad

17 Hijo mío, sé humilde en todo lo que hagas,
y te estimarán más que al que hace muchos regalos.
18 Cuanto más grande seas, más deberás humillarte;
así agradarás a Dios.
19 Porque grande es la misericordia de Dios,
20 y él revela a los humildes sus secretos.
21 No busques lo que es demasiado elevado para ti,
ni quieras saber lo que es demasiado difícil.
22 Procura entender lo que Dios te ha mandado
y no te preocupes de lo que está en secreto.
23 No te inquietes por lo que te sobrepasa,
pues lo que has visto ya es demasiado para ti.
24 Muchos se han dejado engañar por sus propias ideas,
y falsos pensamientos han desequilibrado su mente.

26 Al que es terco, al fin le irá mal,
y el que ama el peligro, en él perecerá.
27 Al terco le esperan muchos sufrimientos,
y el pecador amontona más y más pecados.
28 La desgracia del orgulloso no tiene remedio,
pues es el retoño de una mala planta.
29 El sabio entiende los proverbios de los sabios;
el que escucha atentamente se alegra en la sabiduría.

La ayuda al necesitado

30 El agua apaga el fuego que arde,
y el dar limosnas consigue el perdón de los pecados.
31 Del que hace el bien se acordarán después;
cuando resbale, encontrará quien lo sostenga.

Hijo mío, no te burles del que vive en la aflicción,
ni desprecies al que sufre amargamente.
No dejes sufrir al que esté necesitado,
ni te escondas del que esté abatido.
No hagas sufrir al que tiene el corazón afligido,
ni le niegues tu ayuda al pobre.
No rechaces al débil que te pida ayuda,
ni le des motivos para que te maldiga.
Si al sentirse triste y amargado levanta la voz,
el Creador escuchará sus gritos.
Hazte querer de los demás,
y sé respetuoso con las autoridades.
Escucha con atención al pobre,
y con sencillez devuélvele el saludo.
Libra del opresor al oprimido,
y no te niegues a dar un fallo justo.
10 Pórtate como un padre con los huérfanos
y como un esposo con las viudas.
Así Dios te llamará hijo,
te amará y te librará de la desgracia.

El premio de la sabiduría

11 La sabiduría instruye a los que la buscan;
los guía como si fueran hijos suyos.
12 Los que la aman, aman la vida;
los que la buscan con afán, agradan al Señor.
13 Los que la retienen, recibirán honor de él;
dondequiera que vivan los bendecirá el Señor.
14 Servirla a ella es servir al Dios santo;
el Señor ama a los que la aman.
15 El que la obedece, juzgará a las naciones;
el que le hace caso, vivirá en la casa de ella.
16 Disimuladamente caminará con él.
17 Lo pondrá primero a prueba,
y cuando tenga lleno de ella el corazón,
18 volverá a él para guiarlo y revelarle sus secretos.
19 Pero si él se desvía, lo rechazará
y lo entregará a su ruina.

Ni tímido ni arrogante

20 Hijo mío, fíjate en las circunstancias y aléjate del mal,
para que no te avergüences de ti mismo.
21 Porque hay una vergüenza que trae pecado
y otra vergüenza que produce honor y buena fama.
22 No tengas consideraciones con otros en perjuicio propio,
ni seas tan tímido que te perjudiques a ti mismo.
23 No dejes de hablar cuando sea necesario
ni escondas tu sabiduría.
24 Porque la sabiduría se conoce al hablar,
y la inteligencia, al dar una respuesta.
25-26 No seas rebelde a la verdad,
ni luches contra la corriente.
No te dé vergüenza confesar tus faltas;
avergüénzate de tu ignorancia.
27 No te humilles delante de un insensato,
pero no resistas a los que gobiernan.
28 Lucha por la justicia hasta la muerte,
y el Señor luchará a favor tuyo.
29 No seas altanero cuando hables,
ni débil y cobarde en tus acciones.
30 No seas como un león con tu familia,
y tímido con tus esclavos.
31 No mantengas la mano extendida para recibir,
y recogida para dar.

Contra la presunción

No confíes en tu riqueza,
ni digas: «Tengo suficiente.»
No confíes en tus fuerzas
para seguir tus caprichos.
No digas: «Nadie puede contra mí»,
porque el Señor te pedirá cuentas.
No digas: «Pequé, y nada me sucedió.»
Lo que pasa es que Dios es muy paciente.
No confíes en su perdón
para seguir pecando más y más.
No digas: «Dios es muy compasivo;
por más que yo peque, me perdonará.»
Porque él es compasivo, pero también se enoja,
y castiga con ira a los malvados.
No tardes en volverte a él;
no lo dejes siempre para el día siguiente.
Porque, cuando menos lo pienses, el Señor se enojará,
y perecerás el día del castigo.
No confíes en riquezas mal habidas,
pues de nada te servirán el día del castigo.

Sinceridad ante todo

No avientes el trigo a cualquier viento,
ni camines en cualquier dirección.
10 Sé constante en tu manera de pensar,
y no tengas más que una palabra.
11 Date prisa para escuchar,
pero ten calma para responder.
12 Si puedes, responde a los demás,
pero si no, quédate callado.
13 El hablar puede servir para la honra y la deshonra.
¡La lengua es la ruina del hombre!
14 No seas falso,
ni calumnies con tu lengua.
Así como para el ladrón se hizo la vergüenza,
las peores injurias se hicieron para el falso.
15 No hagas ningún mal, ni grande ni pequeño.

Si eres amigo, no te vuelvas enemigo.
Si no, tendrás deshonra y mala fama;
así es el hombre malo y falso.
No te dejes llevar de la pasión,
para que no destroce tu fuerza como un toro.
La pasión devorará tu follaje,
arrancará tus frutos
y te dejará como árbol seco.
Porque la pasión violenta destruye a quien la tiene
y hace que los enemigos se rían de él.

La verdadera amistad

La conversación agradable atrae muchos amigos,
y al que habla amablemente todos lo saludan.
Que sean muchos tus amigos,
pero amigo íntimo sólo uno entre mil.
Si consigues un amigo, ponlo a prueba;
no confíes demasiado pronto en él.

Porque algunos son amigos cuando les conviene,
pero no cuentas con ellos cuando los necesitas.
Hay amigos que se vuelven enemigos
y te hacen quedar mal hablando de tus pleitos.
10 Algunos son amigos a la hora de comer,
pero cuando te va mal no los encuentras.
11 Mientras te vaya bien, serán uña y carne contigo;
pero cuando te vaya mal, te abandonarán.
12 Si algo malo te ocurre, se vuelven en contra tuya
y se esconden de ti.
13 Aléjate de tus enemigos
y cuídate de tus amigos.

14 Un amigo fiel es una protección segura;
el que lo encuentra ha encontrado un tesoro.
15 Un amigo fiel no tiene precio;
su valor no se mide con dinero.
16 Un amigo fiel protege como un talismán;
el que honra a Dios lo encontrará.
17 El amigo es igual a uno mismo,
y sus acciones son iguales a su fama.

Excelencia de la sabiduría

18 Hijo mío, desde tu juventud busca la instrucción,
y cuando seas viejo todavía tendrás sabiduría.
19 Acércate a ella como quien ara y siega
con la esperanza de una buena cosecha.
Cultivándola tendrás poco trabajo
y pronto comerás de sus frutos.
20 El necio no soporta la sabiduría;
el tonto no la aguanta.
21 Es para él como una piedra pesada,
y no tarda en arrojarla lejos de sí.
22 La instrucción, como su nombre lo indica,
no se muestra a muchos.
23 Escucha, hijo, y acepta mi enseñanza;
no rechaces mis consejos.
24 Acepta la sabiduría como cadenas para tus pies
y como yugo para tu cuello.
25 Recíbela como una carga sobre tus hombros,
y no rechaces sus ataduras.
26 Acércate a ella de todo corazón,
y sigue su camino con todas tus fuerzas.
27 Síguele los pasos, búscala, y la encontrarás;
cuando la tengas, ya no la sueltes.
28 Al fin ella te dará descanso
y se convertirá en tu alegría.
29 Sus cadenas serán tu protección,
y sus ataduras, tu adorno precioso.
30 Su yugo será diadema de oro,
y sus cuerdas, cintas de púrpura.
31 Te la pondrás como traje precioso,
y te adornarás con ella como con una espléndida corona.

32 Si quieres, hijo mío, serás sabio,
y si te empeñas, lo entenderás todo.
33 Si te gusta escuchar, aprenderás;
si pones atención, te instruirás.
34 Júntate con los ancianos cuando se reúnan;
cuando veas un sabio, júntate con él.
35 Procura escuchar toda explicación,
y que no se te escapen los dichos sensatos.
36 Fíjate en quién tiene inteligencia; madruga a buscarlo
y acude a su casa con frecuencia.
37 Piensa en respetar al Altísimo,
y medita siempre en sus mandatos;
él te dará inteligencia
y la sabiduría que deseas.

Contra la ambición

No hagas mal, y el mal no te alcanzará.
Aléjate del pecado, y él se alejará de ti.
No siembres en surcos de injusticia,
si no quieres cosechar de ella siete veces más.

No pidas a Dios un puesto de mando,
ni al rey un lugar de honor.
No pretendas tener razón frente a Dios,
ni ser sabio frente al rey.
No ambiciones tener autoridad,
si no eres capaz de poner fin a la arrogancia.
Pues te acobardarás ante los poderosos
y venderás por dinero tu honradez.
No te hagas culpable delante del pueblo reunido,
ni te rebajes delante de la gente.
No agraves tu pecado repitiéndolo,
pues con una vez basta para merecer castigo.
No digas: «Dios se fijará en mis muchas ofrendas;
cuando se las presente, el Altísimo me las aceptará.»
10 No seas impaciente cuando ores,
ni dejes de dar limosna.
11 No te burles del que esté afligido;
acuérdate de que hay uno que eleva y humilla.
12 No trames crímenes contra tu hermano,
ni tampoco contra un amigo o compañero.
13 No sientas gusto en decir mentira tras mentira,
porque eso te traerá consecuencias desagradables.
14 No te metas en las reuniones de los que gobiernan,
ni repitas las palabras cuando ores.
15 No hagas de mala gana el trabajo manual,
pues es Dios quien lo ha instituido.
16 No te creas más que los otros;
recuerda que Dios no tarda en castigar.
17 Humilla más y más tu orgullo,
pues al hombre lo esperan los gusanos.
No insistas demasiado en tu oración;
encomiéndate a Dios y acepta lo que él decida.

Cómo portarse con diversas personas

18 No cambies a un amigo por dinero,
ni a un hermano querido por el oro más fino.
19 No rechaces a una mujer sensata;
son de más valor sus cualidades que las perlas.
20 No maltrates al criado que cumple su deber,
ni al obrero dedicado a su trabajo.
21 Ama como a ti mismo al esclavo inteligente,
y no le niegues la libertad.
22 Si tienes animales, trátalos bien,
y si te sirven bien, consérvalos.
23 Si tienes hijos, edúcalos,
y búscales esposa mientras sean jóvenes.
24 Si tienes hijas, cuida de que sean honestas,
y no seas condescendiente con ellas.
25 Casar a una hija es salir de preocupaciones,
pero hay que dársela a un hombre sensato.
26 Si tienes esposa, quiérela,
pero si no la quieres, no confíes en ella.

27 Respeta de todo corazón a tu padre,
y no te olvides de cuánto sufrió tu madre.
28 Recuerda que de ellos naciste.
¿Cómo podrás pagarles lo que han hecho por ti?
29 De todo corazón reverencia al Señor,
y trata con respeto a sus sacerdotes.
30 Ama con todas tus fuerzas a tu Creador,
y no abandones a sus servidores.
31 Honra a Dios, respeta a los sacerdotes,
y dales su parte, según está mandado:
el pan, los novillos, las ofrendas voluntarias,
los sacrificios requeridos y la contribución sagrada.
32 Sé generoso con el pobre,
para que Dios te bendiga plenamente.
33 Sé generoso con todos los que viven,
y no olvides mostrar amor y fidelidad a los muertos.
34 No tardes en socorrer al que llora,
y comparte el duelo con el que está de luto.
35 No descuides al enfermo,
y él te querrá.
36 En todo lo que hagas piensa en el final,
y nunca pecarás.

Ser prudente

No le pongas pleito a un poderoso,
si no quieres caer en sus manos.
No pelees con un rico;
su dinero pesa mucho, y saldrás perdiendo.
Porque el oro ha hecho altaneros a muchos,
y la riqueza, orgullosos a los importantes.
No disputes con un charlatán:
es como echar leña al fuego.
No andes en compañía de tontos,
para que no te desprecien los importantes.
No avergüences al que se arrepiente del pecado;
recuerda que todos somos pecadores.
No hagas pasar vergüenza a un anciano,
pues también nosotros seremos viejos.
No te creas más que alguien que ya ha muerto;
recuerda que todos moriremos.
No desprecies las enseñanzas de los sabios;
estudia con atención sus dichos difíciles.
Porque de ellos recibirás instrucciones,
y así podrás presentarte ante los grandes.
No desprecies las tradiciones de los ancianos,
las cuales ellos oyeron de sus padres.
Porque de ellos aprenderás a ser sensato
y a responder bien cuando haga falta.

10 No alimentes el fuego del malvado,
si no quieres quemarte en él.
11 No huyas delante del insolente,
dándole ocasión de tramar algo contra ti.
12 No prestes a uno más poderoso que tú,
y si le has prestado algo, dalo por perdido.
13 No des fianza por uno que tiene más que tú,
y si la diste, haz de cuenta que tú eres el deudor.
14 No le pongas pleito a un juez,
pues su fallo siempre será a su favor.
15 No camines con un hombre arrebatado,
si no quieres agravar tus males;
porque él irá derecho a lo que se propone,
y tú te perderás por su imprudencia.
16 No porfíes con uno que se enoja fácilmente,
ni vayas con él de viaje.
Porque a él poco le importa cometer un homicidio,
y cuando nadie te pueda ayudar, te matará.
17 No cuentes cosas íntimas a un tonto,
pues no es capaz de guardar un secreto.
18 Delante de un extraño no hagas nada secreto,
pues no sabes lo que puede suceder.
19 No abras tu corazón a cualquiera,
si no quieres que se aleje de ti la felicidad.

Acerca de las mujeres

No seas celoso de tu propia mujer,
si no quieres inducirla a hacer algo malo contra ti.
No te esclavices a una mujer,
hasta el punto de que te pisotee.
No te acerques a la mujer ajena,
si no quieres caer en sus redes.
No trates con confianza a una cantante,
si no quieres que te atrape en sus lazos.
No te fijes demasiado en la mujer soltera,
para no pecar con ella y tener que pagar la multa.
No te entregues a las prostitutas,
si no quieres perder lo que tienes.
Mirándolas perderás la cabeza,
y yendo a su casa te arruinarás.
Aparta la vista de la mujer bonita,
no te fijes en la belleza que no te pertenece.
Por las mujeres se han perdido muchos;
su amor quema como fuego.
No comas con una mujer casada;
no te sientes a beber con ella,
no sea que de ella te enamores
y tengas que pagarlo con tu vida.

Las compañías

10 No abandones a un viejo amigo,
que uno nuevo no será igual a él.
Amigo nuevo es como vino nuevo:
deja que se añeje, y entonces lo beberás.
11 No envidies al malvado:
no sabes cuándo llegará su día.
12 No envidies los éxitos del insolente;
piensa que a la hora de la muerte tendrá su castigo.
13 Aléjate del que tiene poder para matar,
y no vivirás temiendo la muerte.
Y si te acercas a él, no lo ofendas,
si no quieres que te quite la vida.
Ten en cuenta que caminas entre trampas
y que andas entre redes.
14 Responde al prójimo lo mejor que puedas,
y hazte amigo de los sabios.
15 Cuenta tus planes a los prudentes,
y escoge entre ellos tus amigos íntimos.
16 Júntate a comer con los honrados,
y que tu adorno sea honrar a Dios.
17 En manos hábiles está seguro el derecho,
y el sabio gobierna a su pueblo.
18 Al que habla sin ton ni son hay que temerle,
pues en su boca hasta una profecía se hace odiosa.

Los gobernantes

10 Un gobernante sabio instruye a su pueblo;
el gobierno del prudente es ordenado.
Según el gobernante, así son sus ministros;
según el jefe de la ciudad, así son sus habitantes.
Un rey licencioso arruina a una ciudad;
si los gobernantes son sensatos, la ciudad crece.
En manos de Dios está el gobierno del mundo;
a su tiempo le da el jefe que le hace falta.
En manos de Dios está el gobierno de todos los hombres,
y él da su propia autoridad al gobernante.

El orgullo

Por ninguna ofensa devuelvas mal al prójimo,
ni sigas el camino de los orgullosos.
El orgullo es odioso al Señor y a los hombres;
tanto Dios como los hombres aborrecen la opresión.
El poder pasa de una nación a otra
por causa de la violencia y del orgullo.
¿Quién puede sentir orgullo siendo polvo y ceniza,
si aun en vida se pudre ya su cuerpo?
10 Achaque ligero, médico optimista;
pero el que hoy es rey, mañana será cadáver.
11 Cuando el hombre muere, se apoderan de él los gusanos,
los insectos y la podredumbre.
12 El comienzo del orgullo es el poder,
que hace que el hombre se olvide de su Creador.
13 El pecador es un pozo lleno de orgullo,
del cual brotan las malas acciones.
Por eso, Dios lo llena de castigos
y lo hiere hasta terminar con él.
14 Dios derriba del trono a los orgullosos,
y en lugar de ellos pone a los humildes.
15 El Señor arranca de raíz a las naciones,
y en lugar de ellas hace crecer a los humildes.
16 Dios no dejó ni el rastro de las naciones paganas;
las cortó de raíz hasta no dejar ni rastro.
17 Las borró de la tierra, las destruyó;
suprimió de la tierra incluso su recuerdo.
18 El orgullo no es digno del hombre,
ni tampoco la arrogancia.

El verdadero honor

19 ¿Seres honrosos? Los seres humanos.
¿Seres honrosos? Los que honran al Señor.
¿Seres despreciables? Los seres humanos.
¿Seres despreciables? Los que no cumplen los mandamientos.
20 Entre varios hermanos se honra al mayor,
pero Dios honra al que lo reverencia.
22 Inmigrante, extranjero y pobre,
su gloria es respetar a Dios.
23 No hay que despreciar al que es sensato, aunque sea pobre,
ni se debe honrar al hombre violento.
24 Al noble, al gobernante y al juez se da honor;
pero nadie es más grande que quien reverencia a Dios.
25 A un esclavo inteligente lo sirven los libres,
y al sabio esto no le duele.

26 No te las des de sabio cuando haces lo que te gusta,
ni busques honores en tiempo de necesidad.
27 Más vale trabajar y tener de sobra
que ser presumido y no tener qué comer.
28 Hijo mío, respétate a ti mismo con modestia
y cuídate como es debido.
29 Al que a sí mismo se condena, ¿quién lo declarará inocente?
Y al que a sí mismo se deshonra, ¿quién lo respetará?
30 Hay pobres que por sensatos son respetados,
pero a otros se les respeta sólo por ser ricos.
31 Si uno, siendo pobre, es respetado,
mucho más cuando sea rico.
Y si uno, siendo rico, es despreciado,
mucho más cuando sea pobre.

11 El sabio, aunque pobre, llevará alta la frente
y se sentará con la gente importante.
No alabes a nadie por su belleza,
ni desprecies a nadie por su fealdad.
¡Pequeño animalito es la abeja,
pero nada hay tan dulce como la miel que produce!
No te burles del que lleva ropa gastada,
ni te rías del que pasa días amargos.
Porque el Señor hace cosas admirables,
cosas que el hombre no puede comprender.
Muchos de los humillados se sentaron en tronos,
y sin pensarlo se vieron coronados.
Muchos encumbrados cayeron en desgracia,
y teniendo honores quedaron en poder de otros.
No critiques sin antes averiguar;
primero examina, censura después.
Hijo mío, escucha antes de responder,
y cuando otro habla no lo interrumpas.
No pongas pleito, si no te ves obligado,
ni te metas en las peleas de los insolentes.
10 ¿Para qué vivir en pleitos, hijo mío?
Si insistes mucho, terminarás siendo condenado.
Por más que corras nada alcanzarás,
y por mucho que huyas no podrás escapar.
11 Hay quienes corren, sudan y se cansan,
y sin embargo llegan tarde.
12 Otro es pobre y vagabundo,
anda falto de todo y muy enfermo,
pero el Señor lo mira para hacerle bien
y lo saca del polvo y la miseria,
13 le hace alzar la frente y lo eleva,
y muchos se quedan admirados.
14 Del Señor vienen lo bueno y lo malo,
la vida y la muerte, la pobreza y la riqueza.
15 Son dones del Señor la sabiduría,
la inteligencia y la sensatez,
el amor y la buena conducta.
16 La estupidez y las tinieblas fueron hechas para los malos,
y el mal acompaña a los malvados.
17 Los dones del Señor son para los buenos;
él los ama y les dará éxito siempre.
18 Hay quien se hace rico a fuerza de trabajos,
pero se queda sin su recompensa.
19 Dice: «Ya puedo descansar;
voy a gozar de mis bienes.»
Pero no sabe cuánto tiempo pasará
antes de que muera y deje todo eso a otros.

20 Hijo mío, cumple con tu deber, ocúpate de él,
que la vejez te llegue haciendo tu tarea.
21 No admires las obras de los malos;
confía en el Señor y espera su luz.
Pues para él es cosa fácil
hacer rico al pobre en un momento.
22 Los buenos recibirán la bendición de Dios,
su esperanza florecerá a su debido tiempo.
23 No digas: «Ya tengo lo que deseaba,
no me falta nada más.»
24 No digas: «Tengo lo que necesito,
¿qué mal puede venirme?»
25 Un día feliz hace olvidar los males,
y un día malo hace olvidar la felicidad.
26 Para Dios es cosa fácil dar al hombre, cuando muera,
lo que mereció por su conducta.
27 Un mal momento hace que se olviden los placeres;
pero sólo al final se ve lo que cada uno es.
28 No llames feliz a nadie antes de su muerte;
cuando le llegue el fin se sabrá cómo era.

Cuidado al escoger amigos

29 No lleves a tu casa a cualquiera;
el tramposo tiene muchas mañas.
30 El corazón del orgulloso es como pájaro en trampa,
como lobo que aguarda a su presa.
31 El chismoso cambia lo bueno en malo,
y propaga mentiras sobre lo que tú más estimas.
32 Una chispita puede causar un gran incendio,
y un malvado está listo a cometer un crimen.
33 ¡Cuidado con el malo, porque es causa de males!
¿Por qué atraerte deshonra para siempre?
34 No te juntes con el malvado, pues torcerá tu conducta
y te hará ser infiel a tus compromisos.

12 Cuando hagas el bien, fíjate a quién,
y podrás esperar algo de tu buena acción.
Haz un favor al bueno y obtendrás recompensa,
si no de él, del Señor.
Ayudar al malo no trae ningún bien,
y ni siquiera es hacer una buena acción.
En tiempo de necesidad te hará doble daño
por todo el bien que le hayas hecho.
No le des armas de guerra,
para que no te ataque con ellas.
También Dios aborrece a los malvados
y les dará su castigo.
Debes dar al bueno, pero no al malvado;
da alivio al afligido, pero no des nada al orgulloso.
Cuando todo va bien, no se sabe quién es amigo;
pero cuando todo va mal, se sabe quién es enemigo.
Cuando las cosas van bien, el enemigo se hace amigo;
pero cuando van mal, hasta el amigo te abandona.
10 Nunca confíes en el enemigo,
pues su maldad es como bronce mohoso.
11 Aunque te escuche y se muestre muy humilde,
ten cuidado y desconfía de él.
Trátalo como quien limpia un espejo de bronce,
y así podrás acabar con su moho.
12 No dejes que se te acerque,
para que no te empuje y te desplace.
No hagas que se siente a tu derecha,
para que no te quite el puesto.
De lo contrario, más tarde entenderás lo que te digo
y sentirás pesar al recordar mis advertencias.
13 Nadie tiene compasión
del encantador al que muerde una serpiente
o de uno que se acerca a las fieras.
14 Lo mismo pasa al que es amigo del insolente
y se enreda en sus maldades.
15 Mientras tú estés en pie, no se dará a conocer,
pero cuando caigas, no se contendrá.
16 El enemigo dice palabras melosas,
pero por dentro trama hacerte una mala jugada.
Por muchas lágrimas que derrame,
cuando tenga ocasión no se cansará de cometer crímenes.
17 Si te ocurre una desgracia, allí estará él;
fingiendo ayudarte, te pondrá una zancadilla.
18 Entonces hará gestos de alegría,
y murmurando entre dientes cambiará de expresión.

Compañías peligrosas

13 Al que toca la brea, se le pega en la mano;
y el que se junta con burlones llega a ser como ellos.
No levantes un peso superior a tus fuerzas,
ni te juntes con personas más ricas que tú.
La olla de barro no se pone junto a la de metal;
si chocan, la olla de barro se rompe.
El rico comete una injusticia y se siente orgulloso;
el pobre la sufre y tiene que pedir perdón.
Si eres útil al rico, hará que le sirvas;
si le resultas inútil, te abandonará.
Si tienes algo, ¡cómo te halagará!
Pero no tendrá ningún reparo en explotarte.
Si le haces falta, te tratará muy bien,
te sonreirá y te inspirará confianza.
Te hablará amablemente
y te preguntará qué necesitas.
Te avergonzará con sus invitaciones a comer.
Mientras pueda aprovecharse de ti, te engañará;
te alabará unas cuantas veces,
pero después, al verte, se enojará contigo
y te hará gestos de desprecio.

¡Cuidado! ¡No seas demasiado confiado!
¡No seas como los tontos!
Si un poderoso se te acerca, conserva tu distancia;
entonces él insistirá para que vayas a él.
10 No te acerques demasiado, si no quieres quedar lejos,
ni tampoco te alejes mucho, si no quieres ser olvidado.
11 No le hables con demasiada libertad
ni creas todo lo que dice,
pues él habla mucho para ponerte a prueba,
y con sus bromas te está examinando.
12 Si a un hombre cruel lo hacen gobernante,
no tendrá compasión de nadie
y atentará contra la vida de muchos.
13 ¡Ten mucho cuidado,
no te juntes con gente violenta!

15 Todo ser viviente ama a los de su especie;
y así también, todo hombre a sus semejantes.
16 Todo ser viviente se junta con los de su especie,
y así también el hombre con quienes son como él.
17 ¿Cómo van a juntarse el lobo y el cordero?
Así tampoco, el malo con el bueno.
18 ¿Qué paz puede haber entre la hiena y el perro?
Así tampoco, entre el rico y el pobre.
19 Los asnos salvajes son presa para el león;
lo mismo son los pobres para el rico.

Ricos y pobres

20 El orgulloso detesta al humilde,
y el rico detesta al pobre.
21 Si el rico tropieza, sus amigos lo sostienen,
pero si tropieza el pobre, sus amigos lo empujan.
22 Habla el rico, y muchos lo apoyan,
y aunque hable mal, les parece muy bien.
Se equivoca el pobre, y se burlan de él,
y aunque hable con sensatez, nadie le hace caso.
23 Habla el rico, y todos se callan
y ponen por las nubes su talento.
Habla el pobre, y preguntan: «¿Quién es ése?»
Y si tropieza, todavía le dan un empujón.
24 Buena es la riqueza conseguida honradamente,
y mala es la pobreza fruto del orgullo.

25 Lo que el hombre tiene en su interior,
bueno o malo, en su cara se refleja.
26 Cara risueña es señal de corazón alegre;
actitud retraída refleja pensamientos tristes.

14 ¡Dichoso el hombre que no sufre por lo que dice
y a quien la conciencia no le acusa!
¡Dichoso el hombre al que no le falta el ánimo
ni ha perdido la esperanza!

Sobre el uso de la riqueza

El tacaño no merece la riqueza;
no merece tener oro el avaro.
El que es tacaño consigo mismo, acumula para otros:
gente extraña gozará de sus bienes.
El que es tacaño consigo mismo, ¿con quién será generoso?
No saca provecho ni de sus propios bienes.
Nadie peor que el que es tacaño consigo mismo:
en sí mismo lleva el castigo de su tacañería.
Si hace un favor, es por descuido;
al fin mostrará su tacañería.
Mala persona es el avaro;
vuelve la vista sin prestar atención a nadie.
Al acaparador, todo lo que tiene le parece poco;
pero al quitar a los otros, pierde lo suyo.
10 El avaro mira el pan con ansia,
pero no pone nada en su mesa.
11 Hijo mío, si tienes algo, úsalo para tu provecho
y sé generoso con Dios.
12 Recuerda que la muerte no tarda.
Nadie te ha dicho cuándo vas a morir.
13 Antes de morir haz bien a tus amigos
y dales de acuerdo con tus posibilidades.
14 No renuncies a la felicidad presente,
ni pases por alto lo que es bueno y deseable.
15 Tendrás que dejar a otros tu riqueza
y se repartirán lo que conseguiste con sudores.
16 Da a tus hermanos y trátate bien,
pues en la tumba no se pueden buscar placeres.
17 Todo ser viviente se gasta como la ropa,
pues es ley eterna que tenemos que morir.
18 Somos como las hojas de un árbol frondoso:
unas se marchitan y otras brotan.
Así pasa con los hombres:
unos mueren y otros nacen.
19 Todo lo que hace el hombre, se destruye al fin;
todo su trabajo desaparecerá con él.

Los beneficios de la sabiduría

20 Dichoso el que se ocupa en la sabiduría
y se interesa por tener inteligencia,
21 que pone atención al camino que ella sigue
y se fija en sus senderos;
22 así puede salir a buscarla
y mirar dónde se encuentra.
23 Mira por las ventanas de la casa de ella
y escucha a su puerta.
24 Acampa junto a su casa,
asegurando la tienda en sus paredes.
25 Pone su habitación junto a ella
para vivir feliz en su vecindad.
26 Pone su nido en sus ramas
y pasa la noche entre sus hojas.
27 A la sombra de ella se protege del calor,
y vive por ella resguardado.

15 Así hace el que reverencia al Señor;
cumpliendo la ley encuentra la sabiduría.
Ella le sale al encuentro como una madre;
lo recibe como la esposa de su juventud.
Lo alimenta con el pan de la inteligencia
y le da a beber el agua del entendimiento.
Él se apoyará en ella para no caer;
confiado en ella, no fracasará.
Ella lo levantará sobre sus compañeros,
para que lleve la palabra en la asamblea.
Lo llenará de gozo y alegría
y le dará fama inmortal.
Los hombres falsos no pueden alcanzarla,
ni los orgullosos pueden verla.
Ella está lejos de los insolentes;
los mentirosos no tienen noción de ella.
Los malos no son dignos de alabarla,
pues Dios no les ha dado la sabiduría.
10 Es el sabio quien la alaba;
el que la tiene podrá enseñarla.

Libertad del hombre

11 No digas: «Es Dios quien me hace pecar»;
porque él no hace lo que detesta.
12 Ni tampoco digas: «Él me hizo caer»;
porque él no necesita de gente malvada.
13 El Señor odia lo que es detestable
y no se lo envía a quienes le respetan.
14 Dios creó al hombre al principio
y le dio libertad de tomar sus decisiones.
15 Si quieres, puedes cumplir lo que él manda,
y puedes ser fiel haciendo lo que le gusta.
16 Delante de ti tienes fuego y agua;
escoge lo que quieras.
17 Delante de cada uno están la vida y la muerte,
y cada uno recibirá lo que elija.
18 La sabiduría del Señor es muy grande;
él es muy poderoso y lo ve todo.
19 Dios ve a todos los seres que creó,
y se da cuenta de todo lo que el hombre hace.
20 Él a nadie ha ordenado pecar,
ni deja sin castigo a los mentirosos.

Castigo del pecado

16 No te entusiasmes con hijos hermosos pero inútiles,
ni te alegres de tener hijos malvados.
Aunque sean muchos, no te sientas contento de ellos,
si no reverencian al Señor.
No confíes en que vivan mucho tiempo,
ni creas que terminarán bien.
Vale más hijo dócil que mil que no lo son;
vale más morir sin hijos que tener hijos insolentes.
Un solo hombre sensato hace crecer una ciudad,
pero un grupo de bandidos la deja desierta.

Muchas cosas así he visto con mis ojos,
y peores aún he oído contar.
Dios envió fuego contra el grupo de Coré, hombres malvados,
y se enojó con la nación impía.
No perdonó a los poderosos del pasado,
que se rebelaron al sentirse fuertes.
Tampoco perdonó a los que vivían con Lot,
que se hincharon llenos de orgullo.
No tuvo compasión de Canaán, nación maldita,
que por sus pecados perdió todas sus cosas.
10 Así pasó también con los seiscientos mil israelitas
que murieron por su insolencia.
11 Y aunque sea uno solo el rebelde,
sería un milagro que quedara sin castigo.
En Dios hay misericordia e ira;
él tolera y perdona, pero también castiga a los malvados.
12 Tan grande como su misericordia es su castigo;
él juzga a cada uno según lo que haya hecho.
13 No deja escapar al malvado con su presa,
ni deja sin cumplir los deseos del justo.
14 Todo el que da limosna tendrá su premio,
cada uno conforme a lo que haya hecho.

17 No digas: «Me esconderé de Dios.
¿Quién en el cielo se acuerda de mí?
Entre tanta gente no pueden distinguirme;
¿quién soy yo en este mundo inmenso?»
18 Mira, cuando aparece Dios, se ponen a temblar
hasta el más alto cielo, y el océano y la tierra.
19 Aun las bases de los montes y los cimientos de la tierra
se estremecen de terror cuando Dios los mira.

20 Algunos dicen: «Dios no se fija en mí.
¿Quién presta atención a mi conducta?
21 Si peco, nadie me ve,
si engaño a escondidas, ¿quién lo va a saber?
22 Si uno hace el bien, ¿quién se lo contará a Dios?
¿Qué puedo esperar de cumplir con el deber?»
23 Sólo los insensatos piensan de este modo;
así discurren los estúpidos.

Sabiduría de Dios en la creación

24 ¡Escúchenme y aprendan a ser sabios!
¡Pongan atención a mis palabras!
25 Diré con moderación lo que pienso,
expondré con modestia lo que sé.

26 Cuando Dios al principio creó sus obras,
les dio la existencia y les fijó normas,
27 les señaló para siempre un orden en sus funciones
y estableció sus jerarquías por todos los tiempos.
Ellas no sienten hambre ni se cansan,
ni dejan nunca de cumplir su oficio.
28 Ninguna de ellas estorba a las demás,
ni jamás desobedecen las órdenes de Dios.
29 Después de esto, Dios miró a la tierra
y la llenó de sus bienes.
30 La cubrió de seres vivientes de toda especie,
que de nuevo han de volver a ella.

17 El Señor formó de tierra al hombre,
y a la tierra lo hace volver.
Le ha señalado un contado número de días,
y le ha dado poder sobre todo lo que hay en la tierra.
Le dio autoridad semejante a la suya,
¡lo hizo a su propia imagen!
Hizo que todas las otras criaturas lo temieran,
y le dio dominio sobre fieras y aves.
Le dio inteligencia, habla, ojos,
oídos y mente para entender.
Dotó a los hombres de razón y juicio,
y les mostró el bien y el mal.
Les inspiró que le tuvieran reverencia,
y les mostró sus grandes obras,
para que ellos después las contaran a otros
10 y alabaran su santo nombre.
11 Les dio también conocimiento,
y les dejó una ley que da vida.
12 Hizo una alianza eterna con ellos,
y les promulgó sus decretos.
13 Ellos vieron la grandeza de la gloria de Dios
y oyeron su majestuosa voz.
14 Les dijo: «No hagan nada malo»,
y les impuso deberes para con el prójimo.

15 La conducta de los hombres está siempre presente ante Dios,
nada escapa a su mirada.
17 Cuando distribuyó sobre la tierra a las naciones,
a cada una le puso un gobernante;
pero Israel es propiedad del Señor.
19 Todos los hechos de los hombres
son para Dios claros como el sol.
Siempre tiene presente lo que hacen.
20 No se le ocultan sus malas acciones,
y se da cuenta de los pecados que cometen.
22 Él recuerda siempre la limosna que da el hombre,
y guarda como la niña de sus ojos sus buenas acciones.
23 Después les dará su recompensa,
según lo que merezca cada uno.
24 A los que se arrepienten les concede el volverse a él,
y consuela a los que han perdido la esperanza.

Invitación a volverse a Dios

25 Vuélvete a Dios y deja el pecado;
ora en su presencia y disminuye tus ofensas.
26 Vuélvete al Altísimo, apártate de la maldad
y odia de todo corazón la idolatría.
27 En el reino de la muerte nadie puede alabar al Altísimo;
sólo los que viven pueden darle gracias.
28 El muerto, como si no existiera, no puede alabarlo;
el que vive y está sano es quien puede alabar al Señor.
29 ¡Qué grande es la misericordia del Señor
y su perdón para los que se vuelven a él!
30 No todo es posible para el hombre;
ningún ser humano es inmortal.
31 No hay nada que brille más que el sol,
y sin embargo éste tiene eclipses.
Así el hombre, que es carne y hueso,
concibe malos pensamientos.
32 Dios pasa revista al ejército del cielo,
¡pero el hombre no es más que polvo y ceniza!

Poder y misericordia de Dios

18 Dios, que vive eternamente, creó el universo;
sólo el Señor es intachable.
Nadie puede contar lo que él ha hecho;
¿quién podrá investigar sus maravillas?
¿Quién podrá medir su inmensa fuerza
o exponer todas sus bondades?
No es posible aumentarlas ni disminuirlas;
nadie puede descubrir las maravillas del Señor.
Cuando uno termina, apenas está comenzando;
cuando llega al fin, no sabe qué pensar.

¿Qué es el hombre?, ¿para qué sirve?,
¿qué es el bien o el mal que puede hacer?
Si un hombre vive mucho, llegará a cien años;
10 pero comparados con la eternidad,
son como una gota de agua en el mar
o como un granito de arena.
11 Por eso Dios es paciente con los hombres
y les tiene mucha compasión.
12 Él sabe qué desgraciado es el fin del hombre,
y por eso es incansable en perdonar.
13 El hombre se compadece sólo de su prójimo,
pero el Señor se compadece de todo ser viviente;
él reprende, corrige, enseña
y guía como un pastor a su rebaño.
14 ¡Dichosos los que confían en su misericordia
y se apresuran a cumplir sus leyes!

Bondad

15 Hijo mío, cuando hagas un favor no reprendas,
no eches a perder un regalo con palabras duras.
16 Como el rocío refresca el calor,
así una buena palabra es mejor que un regalo.
17 En verdad, una palabra es mejor que un regalo,
y un hombre bondadoso da ambas cosas.
18 El estúpido critica sin miramientos,
y dar algo de mala gana es motivo de llanto.

Prudencia

19 Antes de hablar, infórmate,
y antes de caer enfermo, cuida tu salud.
20 Antes de ser juzgado, examínate a ti mismo,
y cuando Dios te pida cuentas, te perdonará.
21 Antes de caer enfermo, humíllate;
y cuando peques, arrepiéntete.
22 No dejes de cumplir a tiempo lo que prometas a Dios,
y no esperes hasta la muerte para pagarlo.
23 Antes de hacer a Dios una promesa, prepárate;
no pongas a prueba al Señor.
24 Piensa en la ira de Dios el día final,
cuando sin compasión dará a cada cual su merecido.
25 En la abundancia acuérdate de la escasez,
y en la riqueza acuérdate de la pobreza.
26 De la noche a la mañana cambia el tiempo;
si el Señor lo quiere, todo pasa en un momento.
27 El sabio siempre está prevenido;
si hay peligro de pecar, se aleja del mal.
28 Todo hombre sensato conoce la sabiduría
y alaba al que la encuentra.
29 Los que entienden los proverbios también se hacen sabios
y pronuncian dichos acertados.

Dominio de sí mismo

30 No te dejes llevar de tus pasiones;
domina tus deseos.
31 Si das gusto a la pasión,
tus enemigos se reirán de ti.
32 No te aficiones a la vida de placer;
los gastos te dejarán en la pobreza.
33 No vivas en comilonas y borracheras,
teniendo tu bolsa vacía.

19 El que hace eso nunca llegará a ser rico;
el que descuida las cosas pequeñas terminará en la ruina.
El vino y las mujeres llevan al libertinaje,
y el que anda con prostitutas se vuelve descarado.
Se pudrirá, los gusanos se lo comerán,
y su descaro será aniquilado.

Pecados de la lengua

El que se fía a la primera, es un espíritu ligero;
el que peca, se hace mal a sí mismo.
El que goza haciendo el mal, será condenado.
El que domina su lengua, vivirá en paz,
y el que odia la murmuración, sufrirá poco.
No repitas los chismes
y te evitarás perjuicios.
No los cuentes ni de amigos ni de enemigos;
no los reveles, a menos que peques por callar.
Si uno de ellos te oye, desconfiará de ti
y más tarde te odiará.
10 Si te cuentan algo, guárdalo hasta la tumba;
no te preocupes, que no vas a reventar.
11 Un imprudente guardando un secreto
sufre más que una mujer de parto.
12 Como flecha clavada en la pierna,
es un secreto en el pecho de un imprudente.
13 Si te cuentan algo de un amigo, pregúntale,
quizá él no haya hecho lo que dicen;
y si lo hizo, para que no lo vuelva a hacer.
14 Si te cuentan algo de tu prójimo, pregúntale,
quizá no haya dicho lo que le achacan;
pero si lo dijo, para que no vuelva a decirlo.
15 Pregunta al amigo;
con frecuencia es pura calumnia;
no creas todo lo que dicen.
16 A veces uno se equivoca, pero sin querer;
¿quién no ha pecado con la lengua?
17 Antes de amenazar al prójimo, pregúntale;
deja que la ley del Altísimo siga su curso.

La verdadera sabiduría

20 Toda la sabiduría está en honrar al Señor
y en cumplir su ley.
22 Saber mucho de maldad, eso no es sabiduría;
seguir el consejo de los pecadores no es sensatez.
23 Hay una astucia detestable,
pero hay tontos que no tienen la culpa.
24 Más vale ser ignorante y honrar a Dios
que ser muy listo y faltar a la ley.
25 Hay habilidad consumada pero injusta,
y hay quien actúa torcidamente para que le hagan justicia.
26 Hay quien anda agachado y triste,
pero por dentro está lleno de engaños;
27 agacha la cabeza y se hace el sordo,
pero cuando no lo ven, te saca ventaja,
28 y si no tiene fuerza para ahora hacerte mal,
en la primera ocasión te causará algún perjuicio.
29 Por la cara se conoce a una persona,
y por el aspecto se distingue al sabio.
30 La manera de vestirse, de reír y caminar,
muestra lo que uno es.

El sabio y el necio

20 Hay reprensiones a destiempo,
y hay quien calla por prudencia.
Más vale reprender que enojarse.
Quien reconoce su falta, se libra de la calamidad.
Como un eunuco que quiere violar a una joven,
así es el que quiere hacer justicia por la fuerza.
Unos callan y parecen sabios
y otros, de tanto hablar, se hacen odiosos.
Unos callan porque no saben qué decir,
y otros callan esperando el momento oportuno.
El sabio guarda silencio hasta el momento preciso,
pero el necio es inoportuno.
El que habla demasiado se hace antipático,
y el que abusa de su autoridad se hace odioso.

A veces el éxito se encuentra en la desgracia,
y hay ganancias que se vuelven pérdida.
10 Unas veces das sin sacar ningún provecho,
y otras veces, dando, recibes el doble.
11 Hay honores que terminan en desgracia,
y hay quien en la humillación levanta la cabeza.
12 Algunos compran mucho a poco precio,
pero pagan siete veces más de lo que vale.
13 Al sabio le bastan pocas palabras para hacerse querer,
pero las cortesías del tonto son rechazadas.
14 Lo que un tonto te regale no te servirá de nada;
él lo ve mucho más grande de lo que es;
15 aunque da poco, sermonea mucho,
y abre la boca como quien anuncia grandes cosas.
Hoy te lo presta y mañana te lo pide:
¡qué hombre tan odioso!
16 El necio dice: «¡Yo no tengo amigos!
¡Nadie agradece mis favores!
17 Comen de mi pan y hablan mal de mí.»
¡Pero cuántas veces se ríen de él!

18 Más vale un traspié con los pies que con la lengua;
la caída de los malos vendrá así en un momento.
19 Un hombre sin gracia es como un chiste a destiempo
que a todas horas repiten los necios.
20 Los refranes en la boca del necio caen mal,
porque nunca los dice en el momento oportuno.
21 Algunos no pecan de pobres que son;
cuando descansan tienen la conciencia tranquila.
22 Otros se arruinan por ser vergonzosos
y tenerle miedo a un tonto.
23 Algunos, por timidez, hacen promesas a un amigo,
y sin necesidad se ganan un enemigo.
24 La mentira es una infamia para el hombre;
siempre la hallarás en la boca de los necios.
25 El ladrón es preferible al embustero,
pero uno y otro van a la perdición.
26 Al mentiroso lo acompaña la deshonra;
siempre se verá sin honor.
27 El sabio se abre camino fácilmente,
y el sensato se hace querer de los grandes.
28 El que cultiva la tierra tendrá su cosecha,
y el que se hace querer de los grandes
alcanzará perdón cuando peque.
29 Obsequios y regalos hacen ciego al sabio
y le ponen un bozal que le impide reprender.
30 Sabiduría oculta y tesoro escondido,
¿a quién le sirven de algo?
31 Más vale esconder la insensatez
que esconder la sabiduría.

Consecuencias del pecado

21 Hijo mío, ¿pecaste? No lo vuelvas a hacer,
y pide perdón por tus culpas pasadas.
Huye del pecado como de una serpiente,
pues si te acercas, te morderá.
Tiene dientes de león
para matar a los hombres.
Toda maldad es como espada de dos filos;
las heridas que causa no tienen curación.
Delirio de grandeza y orgullo destruyen la riqueza;
la casa del altanero quedará destruida.
Dios escucha la oración del pobre
y le hace justicia sin tardar.
El que odia la corrección sigue los pasos del pecador,
pero el que respeta al Señor se arrepiente de corazón.
Desde lejos se conoce al charlatán;
pero el sensato se da cuenta de sus propias faltas.
Construir una casa con dinero ajeno
es como acarrear piedras para la propia sepultura.
Una banda de malvados es como leña seca:
terminará en una llamarada.
10 El camino de los pecadores es fácil y llano,
pero termina en el reino de la muerte.

El sabio y el necio

11 El que cumple la ley domina sus instintos;
honrar al Señor lleva a la sabiduría.
12 El que no es inteligente no puede aprender,
pero hay una inteligencia llena de amargura.
13 La ciencia del sabio es como un río crecido,
y sus consejos como manantial que no se agota.
14 La mente del necio es como un vaso roto:
nada retiene de lo que aprende.
15 Si un hombre inteligente oye un proverbio,
lo alaba y añade otro;
si lo oye un tonto,
pone mala cara y no le presta atención.
16 Escuchar a un necio es como viajar con una carga a cuestas;
¡qué delicia, en cambio, oír hablar a un inteligente!
17 Cuando el pueblo se reúne, pide la opinión del sabio
y se queda pensando en lo que dice.
18 La sabiduría es para el necio como una casa en ruinas;
todo lo que sabe decir son palabras sin sentido.
19 La instrucción es para el necio como cadenas en los pies,
o como esposas en la mano derecha.
20 El tonto se ríe a carcajadas;
el sabio, cuando mucho, sonríe suavemente.
21 La instrucción es para el sabio como adorno de oro,
como un brazalete en el brazo derecho.
22 El necio se precipita en una casa;
el sensato se detiene respetuosamente.
23 El necio, desde la puerta, espía hacia adentro;
el bien educado se queda fuera.
24 Es mala educación poner el oído a la puerta;
un hombre sensato se moriría de vergüenza.
25 El charlatán habla hasta por los codos;
el sabio pesa cada palabra.
26 El necio dice todo lo que piensa;
el sabio piensa todo lo que dice.
27 Cuando un malvado maldice a su enemigo,
a sí mismo se maldice.
28 El chismoso trae mal sobre sí mismo
y se hace odioso a todos sus vecinos.

El necio y el perezoso

22 El perezoso es como una piedra sucia:
a todos disgusta su indignidad.
El perezoso es como un montón de estiércol,
que si uno lo toca, sacude la mano.
Un hijo mal educado es vergüenza para su padre;
y si es una hija, le causará la ruina.
Una hija sensata encontrará marido;
la que no tiene vergüenza entristece a su padre.
Una hija descarada deshonra al padre y al marido,
y ambos la despreciarán.
Un discurso inoportuno es como música alegre en un entierro;
pero el castigo y la corrección siempre traen sensatez.
Enseñar a un tonto es querer pegar una olla rota
o despertar a alguien profundamente dormido.
10 Hablar con un tonto es como hablar con un amodorrado;
al final preguntará: «¿De qué se trata?»
11 Llora por un muerto, porque le falta la luz;
llora por un tonto, porque le falta la razón;
llora menos por el muerto, porque ya descansó;
la vida del tonto es peor que la muerte.
12 El duelo por los muertos dura siete días;
por los tontos y los malos, todos los días de su vida.
13 No hables mucho con un tonto,
ni visites a un insensato.
Cuídate de él, para no tener problemas
y que no te llene de mugre cuando se sacuda.
Aléjate de él, y vivirás tranquilo
y no te molestará su insensatez.
14 ¿Habrá algo más pesado que el plomo?
Sí, «el tonto» es su nombre.
15 Es más fácil cargar arena, sal o una bola de hierro,
que soportar a un tonto.

16 Vigas empotradas en un muro
no se sueltan fácilmente en un temblor;
así, una voluntad apoyada en reflexión sensata
no temerá en el momento del peligro.
17 Decisión basada en razón e inteligencia
es como enlucido sobre pared bien lisa.
18 Una cerca colocada encima de una peña
no resiste al viento,
y un corazón tímido y lleno de ideas tontas
no resiste ninguna amenaza.

La fidelidad a los amigos

19 Si se hiere el ojo, brotan lágrimas;
si se hiere el corazón, se hace aparecer los sentimientos.
20 Si se tiran piedras a los pájaros, salen volando;
si se insulta a un amigo, se destruye la amistad.
21 Si has sacado la espada contra un amigo,
no pierdas la esperanza: aún puedes envainarla.
22 Si ofendiste de palabra a un amigo,
no te preocupes: puedes volver a hacer las paces.
Pero insultos, desprecios, descubrir secretos
y herir por la espalda,
son cosas que alejan a cualquier amigo.
23 Sé fiel al amigo cuando esté en la pobreza,
para que también goces con él cuando esté en la abundancia.
No lo abandones cuando esté en dificultades,
para que compartas con él sus bienes cuando los reciba.
24 Primero humo y después llamas en el horno;
así también, primero insultos y después sangre.
25 No me avergonzaré de proteger a un amigo,
ni me esconderé de él.
26 Y si algo malo me pasa por su culpa,
todo el que lo sepa se cuidará de él.

Oración

27 ¡Ojalá tuviera yo un centinela en la boca
y un sello de discreción en los labios,
para que éstos no me hagan caer
ni la lengua sea mi perdición!

23 ¡Señor, Padre y dueño de mi vida,
no dejes que mi lengua me domine,
o que por culpa de ella caiga!
¡Ojalá castigara la sabiduría mi mente
y corrigiera mi entendimiento,
sin perdonar mis faltas
ni disimular mis pecados!
Para que mis errores no se multipliquen
ni aumenten mis pecados,
para que no quede humillado ante mis enemigos
ni ellos se rían de mí.
Señor, Padre y Dios de mi vida,
no permitas que yo sea altanero
y aparta de mí los malos deseos.
¡Que no me domine la gula o la pasión sexual!
¡No me entregues a deseos vergonzosos!

Uso y abuso de la palabra

Hijos, escuchen la instrucción para aprender a hablar;
el que la siga no pecará.
Por su boca es atrapado el pecador,
y el insolente y altanero caerá por ella.
No te acostumbres a jurar
ni a pronunciar para todo el nombre del Dios santo.
10 Si a un esclavo se le examina constantemente,
no saldrá sin azotes;
así también, el que jura y nombra a Dios continuamente
no quedará libre de pecado.
11 El que jura con frecuencia, se llenará de culpa,
y el castigo no se alejará de su casa.
Si jura por descuido, es responsable de su falta;
si lo hace por ligereza, peca doblemente,
y si jura en falso, resultará culpable;
sobre su casa lloverán desgracias.
12 Hay palabras que equivalen a la muerte;
¡que nunca se pronuncien en el pueblo de Jacob!
Los piadosos evitan todo esto
y no se revuelcan en el pecado.
13 No te acostumbres a hablar grosera y vulgarmente,
porque así cometerás pecado.
14 Acuérdate de tu padre y de tu madre
cuando te sientes entre gente de importancia,
no sea que, cuando estés con ellos, te descuides
y te portes como un tonto;
entonces querrás no haber nacido,
y maldecirás el día en que naciste.
15 El que se acostumbra a insultar,
no aprenderá en toda su vida.

El adulterio

16 Dos y tres clases de personas pecan mucho
y se atraen el castigo de Dios:
17 El que se entrega a la pasión sexual, que arde como fuego
y no se apagará hasta que se consuma.
El hombre mujeriego no quedará satisfecho,
hasta que el fuego lo devore.
Al hombre mujeriego le parece bueno cualquier pan, y no parará hasta que muera.
18 El hombre que es infiel al matrimonio
dice para sus adentros: «¿Quién va a verme?
Todo está oscuro, las paredes me esconden,
nadie me ve, ¿a qué podré tenerle miedo?
El Altísimo no se fijará en mis pecados.»
19 Lo único que teme es que los hombres lo vean,
y no se da cuenta de que los ojos del Señor
son mil veces más brillantes que el sol,
ven todo lo que los hombres hacen
y penetran hasta lo más escondido.
20 Antes de crear todas las cosas, Dios ya las conocía,
y lo mismo después de haberlas terminado.
21 El adúltero será atrapado cuando menos lo espere,
y recibirá públicamente su castigo.
22 Otro tanto le pasará a la mujer infiel a su marido,
que le da un heredero tenido de un extraño.
23 En primer lugar, desobedece la ley del Altísimo;
en segundo lugar, peca contra su marido,
y en tercer lugar, se mancha con el adulterio
teniendo hijos de un extraño.
24 Esa mujer será llevada ante la asamblea,
y las consecuencias de su falta caerán sobre sus hijos.
25 Sus hijos no podrán prosperar;
no producirán nada de provecho.
26 Sobre su recuerdo pesará una maldición,
y su deshonra no se borrará.
27 Y los demás reconocerán
que nada hay mejor que respetar al Señor,
ni más dulce que cumplir sus mandamientos.

Dios Habla Hoy (DHH)

Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996.

  Back

1 of 1

You'll get this book and many others when you join Bible Gateway Plus. Learn more

Viewing of
Cross references
Footnotes