Add parallel Print Page Options

La tierra es segada

14 Miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del Hombre,(A) que tenía en la cabeza una corona de oro, y en la mano una hoz aguda.

15 Y del templo salió otro ángel, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura.(B)

16 Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz en la tierra, y la tierra fue segada.

Read full chapter

Bible Gateway Recommends