Add parallel Print Page Options

Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda.

Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos,(A)

10 sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad.

11 La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción.

12 Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.

13 Porque Adán fue formado primero,(B) después Eva;(C)

14 y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión.(D)

15 Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.

Read full chapter