Por tanto, cuando ya no pudimos soportarlo más, pensamos que era mejor quedarnos solos en Atenas. Así que les enviamos a Timoteo, hermano nuestro y colaborador de Dios[a] en el evangelio de Cristo, con el fin de afianzarlos y animarlos en la fe para que nadie fuera perturbado por estos sufrimientos. Ustedes mismos saben que se nos destinó para esto, pues cuando estábamos con ustedes les advertimos que íbamos a padecer sufrimientos. Y así sucedió. Por eso, cuando ya no pude soportarlo más, mandé a Timoteo a indagar acerca de su fe, no fuera que el tentador los hubiera inducido a hacer lo malo y que nuestro trabajo hubiera sido en vano.

El informe alentador de Timoteo

Ahora Timoteo acaba de volver de Tesalónica con buenas noticias de la fe y del amor de ustedes. Nos dice que conservan gratos recuerdos de nosotros y que tienen muchas ganas de vernos, tanto como nosotros a ustedes. Por eso, hermanos, en medio de todas nuestras angustias y sufrimientos ustedes nos han dado ánimo por su fe. ¡Ahora sí que vivimos al saber que están firmes en el Señor! ¿Cómo podemos agradecer bastante a nuestro Dios por ustedes y por toda la alegría que nos han proporcionado delante de él? 10 Día y noche le suplicamos que nos permita verlos de nuevo para suplir lo que le falta a su fe.

11 Que el Dios y Padre nuestro, y nuestro Señor Jesús, nos preparen el camino para ir a verlos. 12 Que el Señor los haga crecer para que se amen más y más unos a otros, y a todos, tal como nosotros los amamos a ustedes. 13 Que los fortalezca interiormente para que, cuando nuestro Señor Jesús venga con todos sus santos, la santidad de ustedes sea intachable delante de nuestro Dios y Padre.

Footnotes

  1. 3:2 colaborador de Dios. Var. servidor de Dios; otra var. servidor de Dios y colaborador nuestro.

Por lo tanto, cuando ya no pudimos soportarlo más, decidimos quedarnos solos en Atenas,(A) y enviar a ustedes a nuestro hermano Timoteo, que es un servidor de Dios y colaborador de nosotros en el evangelio de Cristo, con el fin de afianzarlos y animarlos en su fe, para que nadie se inquiete por estas dificultades. Como ustedes bien saben, a esto se nos ha destinado. Cuando todavía estábamos con ustedes, les advertimos que tendríamos dificultades; y, como ustedes saben, así sucedió. Por eso, cuando ya no pude esperar más, mandé a preguntar acerca de su fe, pues el tentador podría haberlos tentado, y entonces nuestro trabajo habría sido en vano.

Pero ahora Timoteo ha vuelto a nosotros, luego de haber estado con ustedes,(B) y nos ha dado las buenas noticias de la fe y el amor que ustedes tienen. Nos ha contado, además, que ustedes siempre nos recuerdan con cariño, y que desean vernos. También nosotros deseamos verlos a ustedes. Por eso, hermanos, en medio de todas nuestras necesidades y aflicciones, ustedes nos han consolado por medio de su fe; ¡el saber que ustedes están firmes en el Señor nos ha devuelto la vida! ¿Cómo podríamos dar gracias a Dios por ustedes, y por todo el gozo que ustedes nos hacen disfrutar delante de nuestro Dios? 10 De día y de noche, no hay un solo momento en que no oremos para que podamos volver a verlos, y así podamos completar lo que falte a la fe de ustedes.

11 Que nuestro Dios y Padre, y nuestro Señor Jesucristo, dirijan nuestro camino hacia ustedes, 12 Y que el Señor los haga crecer y aumente el amor entre ustedes y hacia los demás, así como también nosotros los amamos a ustedes, 13 para que se fortalezca su corazón y sean ustedes santos e irreprensibles delante de nuestro Dios y Padre, cuando venga nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos.

Interés de Pablo por sus hijos en la fe

Por lo cual, no pudiendo soportarlo más(A), pensamos que era mejor quedarnos solos en Atenas(B), y enviamos a Timoteo(C), nuestro hermano y colaborador de Dios[a] en el evangelio de Cristo, para fortaleceros y alentaros respecto a vuestra fe; a fin de que nadie se inquiete[b] por causa de estas aflicciones, porque vosotros mismos sabéis que para esto hemos sido destinados(D). Porque en verdad, cuando estábamos con vosotros os predecíamos que íbamos a sufrir aflicción, y así[c] ha acontecido(E), como[d] sabéis. Por eso también yo, cuando ya no pude soportar más(F), envié para informarme de[e] vuestra fe(G), por temor a que el tentador os hubiera tentado(H) y que nuestro trabajo resultara en vano(I). Pero ahora Timoteo ha regresado[f](J) de vosotros a nosotros, y nos ha traído buenas noticias de vuestra fe y amor(K) y de que siempre tenéis buen recuerdo de nosotros(L), añorando vernos, como también nosotros a vosotros; por eso, hermanos, en toda nuestra necesidad y aflicción fuimos consolados respecto a vosotros por medio de vuestra fe; porque ahora sí que vivimos, si vosotros estáis firmes(M) en el Señor. Pues ¿qué acción de gracias podemos dar a Dios por vosotros(N), por todo el gozo con que nos regocijamos delante de nuestro Dios a causa de vosotros, 10 según oramos intensamente de noche y de día(O) que podamos ver vuestro rostro(P) y que completemos lo que falta(Q) a vuestra fe?

Exhortación a la santidad

11 Ahora, pues, que el mismo Dios(R) y Padre nuestro, y Jesús nuestro Señor(S), dirijan nuestro camino(T) a vosotros; 12 y que el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros(U), y para con todos, como también nosotros lo hacemos para con vosotros; 13 a fin de que Él afirme vuestros corazones(V) irreprensibles en santidad(W) delante de nuestro Dios y Padre(X), en la venida[g] de nuestro Señor Jesús(Y) con todos sus santos(Z).

Footnotes

  1. 1 Tesalonicenses 3:2 Algunos mss. dicen: servidor de Dios y colaborador nuestro
  2. 1 Tesalonicenses 3:3 O, se engañe
  3. 1 Tesalonicenses 3:4 Lit., tal como
  4. 1 Tesalonicenses 3:4 Lit., y
  5. 1 Tesalonicenses 3:5 O, para saber de, o, confirmar
  6. 1 Tesalonicenses 3:6 Lit., venido
  7. 1 Tesalonicenses 3:13 O, presencia