Add parallel Print Page Options

Saúl persigue a David

Y sucedió que cuando Abiatar, hijo de Ahimelec, huyó a donde estaba David en Keila(A), descendió con un efod en la mano.

Read full chapter

Y aconteció que cuando Abiatar hijo de Ahimelec huyó siguiendo a David a Keila, descendió con el efod en su mano.

Read full chapter

24 Y he aquí, Sadoc(A) pasó también, y todos los levitas con él, llevando el arca del pacto de Dios(B). Y asentaron el arca de Dios, y Abiatar subió después[a] que había terminado de pasar todo el pueblo que salía de la ciudad(C). 25 Y el rey dijo a Sadoc: Haz volver el arca de Dios a la ciudad, que si hallo gracia ante los ojos del Señor, me hará volver(D) y me mostrará tanto el arca[b] como su morada(E). 26 Pero si Él dijera así: «No me complazco en ti(F)», mira, aquí estoy, que haga conmigo lo que bien le parezca[c](G). 27 También el rey dijo al sacerdote Sadoc: ¿No eres vidente(H)? Regresa en paz a la ciudad, y vuestros dos hijos con vosotros, tu hijo Ahimaas(I), y Jonatán, hijo de Abiatar. 28 Mirad, esperaré en los vados del desierto hasta que venga palabra vuestra para informarme(J). 29 Sadoc y Abiatar hicieron volver el arca de Dios a Jerusalén, y se quedaron allí.

Read full chapter

Footnotes

  1. 2 Samuel 15:24 Lit., hasta
  2. 2 Samuel 15:25 Lit., ella
  3. 2 Samuel 15:26 Lit., lo que sea bueno ante sus ojos

24 Y he aquí, también iba Sadoc, y con él todos los levitas que llevaban el arca del pacto de Dios; y asentaron el arca del pacto de Dios. Y subió Abiatar después que todo el pueblo hubo acabado de salir de la ciudad.

25 Pero dijo el rey a Sadoc: Vuelve el arca de Dios a la ciudad. Si yo hallare gracia ante los ojos de Jehová, él hará que vuelva, y me dejará verla y a su tabernáculo.

26 Y si dijere: No me complazco en ti; aquí estoy, haga de mí lo que bien le pareciere.

27 Dijo además el rey al sacerdote Sadoc: ¿No eres tú el vidente? Vuelve en paz a la ciudad, y con vosotros vuestros dos hijos; Ahimaas tu hijo, y Jonatán hijo de Abiatar.

28 Mirad, yo me detendré en los vados del desierto,(A) hasta que venga respuesta de vosotros que me dé aviso.

29 Entonces Sadoc y Abiatar volvieron el arca de Dios a Jerusalén, y se quedaron allá.

Read full chapter