La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz. La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni es capaz de hacerlo.

Read full chapter

Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Las intenciones de la carne llevan a la enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;

Read full chapter

Porque la mente puesta en la carne es muerte, pero la mente puesta en el Espíritu es vida y paz(A); ya que la mente puesta en la carne es enemiga de Dios(B), porque no se sujeta a la ley de Dios, pues ni siquiera puede hacerlo,

Read full chapter