La mujer montada en la bestia

17 Uno de los siete ángeles que tenían las siete copas se me acercó y me dijo: «Ven, y te mostraré el castigo de la gran prostituta que está sentada sobre muchas aguas. Con ella cometieron adulterio los reyes de la tierra, y los habitantes de la tierra se embriagaron con el vino de su inmoralidad».

Luego el ángel me llevó en el Espíritu a un desierto. Allí vi a una mujer montada en una bestia escarlata. La bestia estaba cubierta de nombres blasfemos contra Dios, y tenía siete cabezas y diez cuernos. La mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada con oro, piedras preciosas y perlas. Tenía en la mano una copa de oro llena de abominaciones y de la inmundicia de sus adulterios. En la frente llevaba escrito un nombre misterioso:

la gran babilonia

madre de las prostitutas

y de las abominables idolatrías de la tierra.

Vi que la mujer se había emborrachado con la sangre de los santos y de los mártires de Jesús.

Al verla, quedé sumamente asombrado.

Read full chapter

Condenación de la gran ramera

17 Uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, vino y me dijo: «Ven acá, y te mostraré el castigo para la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas.(A) Con ella han adulterado los reyes de la tierra, y los habitantes de la tierra se han embriagado con el vino de su inmoralidad sexual.»(B) Después el ángel me llevó en el Espíritu al desierto, y allí vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos,(C) y estaba llena de nombres blasfemos. La mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y portaba adornos de oro, piedras preciosas y perlas. En la mano tenía una copa de oro,(D) la cual rebosaba de cosas detestables y de la inmundicia de su inmoralidad sexual. Inscrito en la frente ostentaba un nombre, cuyo sentido era un misterio: «La gran Babilonia, madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra.» Vi que la mujer estaba ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los testigos de Jesús. Al verla, quedé muy asombrado.

Read full chapter

La condenación de la gran ramera

17 Y uno (A) de los siete ángeles(B) que tenían las siete copas[a](C), vino y habló conmigo, diciendo: Ven; te mostraré el juicio(D) de la gran ramera(E) que está sentada sobre muchas aguas(F); con ella los reyes de la tierra(G) cometieron actos inmorales, y los moradores de la tierra(H) fueron embriagados(I) con el vino de su inmoralidad. Y me llevó(J) en el Espíritu[b](K) a un desierto(L); y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata(M), llena de nombres blasfemos(N), y que tenía siete cabezas y diez cuernos(O). La mujer estaba vestida de púrpura y escarlata(P), y adornada con oro, piedras preciosas[c] y perlas, y tenía en la mano una copa de oro llena de abominaciones(Q) y de las inmundicias de su inmoralidad, y sobre su frente había un nombre escrito, un misterio(R): BABILONIA LA GRANDE(S), LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA(T). Y vi a la mujer ebria de la sangre de los santos(U), y de la sangre de los testigos de Jesús. Y al verla, me asombré grandemente[d].

Read full chapter

Footnotes

  1. Apocalipsis 17:1 O, los siete tazones
  2. Apocalipsis 17:3 O, en espíritu
  3. Apocalipsis 17:4 O, piedra preciosa
  4. Apocalipsis 17:6 Lit., con gran asombro