“Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra,” (Ephesians 5:25-26) Copyright © 1960 by American Bible Society

Powered by BibleGateway.com